Archivo del Autor: lucasberone

30. «Corrompiendo lo impoluto. Entrevista a Lucas Varela» / Lucas Berone y Juan M. Fernández

– ¿Qué lugar ocupa el cómic en el campo de las artes visuales?
LV: Para mí, el cómic tiene más conexión con el lenguaje literario que con las artes visuales. El cómic se decodifica mediante la lectura y su base es el relato. Es por eso que no comparto la idea de las muestras de cómics como si fuesen pinturas. Esto lo saca de contexto. También hay una falsa idea que se genera cuando ciertos artistas plásticos utilizan estilos que remiten al cómic o al manga. Estos artistas como Takashi Murakami o Aaron Noble, que hacen obras de una calidad enorme, sólo utilizan la capa externa del cómic para enriquecer su propuesta artística. Pero lo más importante, que es la narrativa, no lo utilizan.
– ¿Qué es la “historieta argentina”?
LV: No creo mucho en las banderas. Apoyo a todos los artistas que salgan del mismo contexto que el mío, por todas las dificultades que se viven, más que de los países donde las facilidades son enormes. Pero no creo que haya un lenguaje de cómic nacional. Me siento menos identificado con un artista que viene de Rosario, como El Tomi, que con uno que vive en Tel Aviv, como Rutu Modan, por ejemplo. No creo en los nacionalismos, sí creo en los individuos. Decir que hay una historieta argentina es generalizar todo.
Ver texto completo: EntrevistaLucasVarela-FernandezyBerone

Artículo publicado en el N° 2 de la revista Árbol de Jítara (Córdoba, Septiembre de 2008), pp. 36-40.

27. La memoria y la ficción en el mercado. Notas sobre Mort Cinder, de Oesterheld y Breccia / Lucas Berone

Entre 1962 y 1964, la revista Misterix publicó los episodios de Mort Cinder, historieta guionada por Héctor G. Oesterheld (quien estaba saliendo de la quiebra de su propia editorial) y dibujada por Alberto Breccia. El propósito de los siguientes apartados no será otro que el de proponer algunas claves de lectura para esta obra, es decir, se trata de realizar algunos tanteos en torno a un solo interrogante: ¿qué cosa es el Mort Cinder? Se acepta, generalmente, que Mort Cinder es una de las mejores historietas de aventuras de todos los tiempos, y tal vez la obra más importante de sus creadores (guionista y dibujante). No trataré aquí de discutir las razones o alcances de este juicio de valor; sino que, más bien, me interesa el Mort Cinder en tanto se pautan en él, en la concepción del héroe y en el desarrollo de sus diferentes aventuras, con más fuerza que en cualquier otra creación de los autores, las líneas fundamentales de una poética del relato; la cual se constituiría justo en el espacio inconcebible en el que se cruzan, sin mezclarse, los mecanismos contradictorios de la memoria y el mercado.

Ver texto completo: NotassobreMortCinder(LucasBerone)

Artículo incluido en el N° 1 de la revista Árbol de Jítara, abril de 2008, Córdoba (pp. 21-25).

24. El discurso sobre la historieta en Argentina. Intertextualidad, conciencia y mercado / Lucas Berone

A mediados de los años setenta, en Argentina, las principales líneas de teorización y crítica en el campo de las ciencias de la comunicación y los estudios sobre cultura popular se han consolidado y, respecto de la historieta, han establecido sus áreas de interés y modos institucionales de acceso al objeto. Si hubiera que marcar una periodización de esta discursividad, sería necesario afirmar que comienza allí un singular momento de dispersión: los textos y autores que parecían haberse convocado en torno de los mismos objetos, dejan de repente de señalarse y se recluyen en las dinámicas de diferentes discusiones, agendas y tradiciones, distintos desarrollos disciplinares, diversos circuitos de producción y circulación de saberes. La línea semiológica, representada por Steimberg (Leyendo historietas, 1977), despliega su acceso a la historieta desde las formas de la intertextualidad. En el otro extremo del campo, sacudidos por el cierre de la experiencia socialista en Chile, los trabajos de sesgo marxista (Ariel Dorfman, 1974) aparecen enfrentados al problema de la conciencia burguesa y sus fantasmas: la ideología como “falsa conciencia”, la moralización de las relaciones sociales de explotación, etc. Finalmente, en este momento de dispersión, el evento más significativo tendrá lugar en la línea de los textos críticos que abordaban la historieta desde perspectivas cercanas a la historia literaria y cultural (Rivera, Romano, Sasturain). En esta línea, desde las publicaciones del CEAL y también, sobre todo, por las Bienales que se realizaron en la ciudad de Córdoba (de 1972 a 1979), había empezado a gestarse una singular confluencia entre creadores y críticos e historiadores; lo que llevaría a un pensamiento cada vez más insistente acerca del estatuto del autor o productor de la cultura popular, y sus compromisos con el mercado, el público, la realidad, las tradiciones nacionales, el valor estético de su obra.

Ver texto completo: eldiscursosobrelahistorietaponencia-berone

Ponencia presentada en el III Foro de Investigación e Intervención Social. Córdoba, lunes 24 y martes 25 de noviembre de 2008.  Escuela de Ciencias de la Información – Universidad Nacional de Córdoba.

20. «El caso Mafalda, como experiencia de los límites» / Lucas Berone

Ponencia presentada en el VII Congreso Nacional y II Congreso Internacional de la Asociación Argentina de Semiótica: Temporalidades. Rosario, del 7 al 10 de noviembre.
Ver texto completo: elcasomafalda-lucasberone

Para leer a Mafalda (1975), del ¿sociólogo? argentino-peronista Pablo José Hernández, es un caso límite: señala, en la historia de las ciencias sociales en Argentina, hasta dónde puede llegar el proceso de politización acelerada y unilateral de la mirada sobre los signos o los textos de una cultura, a tal punto que el meta-texto crítico ocupa con su lenguaje el texto-objeto y le impide producir sentido, le impide funcionar como signo. Pero leer el ¿análisis? de Hernández en tanto elemento de una serie que lo trasciende, la del discurso teórico-crítico sobre la historieta (que en la década del setenta hizo de la tira Mafalda, de Quino, un caso-testigo), puede permitirnos hacer la experiencia de ciertos límites disciplinares: 1) los de la reflexión semiológica, en la distancia que va de los signos a sus productores (autores, creadores) y de los signos a sus objetos (sus circunstancias, lo “real”), y 2) los del discurso teórico en el campo de la lucha política, enfrentado a ciertas lógicas significantes como la del humor, que no tolera o no admite una interpretación literal de sus significados (en efecto, el “chiste” supone, bajo la quieta superficie del significante, un permanente deslizamiento de sus sentidos).

Se presenta el número 2 de «Árbol de Jítara»

Se presenta, hoy a las 19.30 en el Buen Pastor de Córdoba, el número 2 de la revista «Árbol de Jítara». La hacen estudiantes de Letras y de Filosofía de la Universidad Nacional de Córdoba, y este número nos interesa a nosotros porque, además del dibujo de Lucas Varela, de tapa, incluye un reportaje al historietista y algunos textos sobre análisis de historietas.

Más info, en: www.arboldejitara.com.ar

15. «La semiótica en cuestión, o sobre cómo leer al Pato Donald» / Lucas Berone

Hacia 1972, la publicación de Para leer al Pato Donald, de los chilenos Ariel Dorfman y Armand Mattelart, generó en el campo de los estudios sobre comunicación o cultura de masas un pliegue novedoso, abriendo la pregunta sobre los usos ideológicos del mundo o la “cultura infantil” y los géneros del entretenimiento. El texto, prologado por Héctor Schmucler, instaló en el campo de la discusión intelectual una agenda de temas y un sistema de referencias que pusieron en cuestión la fundación semiológica operada por Masotta, Verón, Steimberg y otros, hacia fines de los años sesenta. El debate, la producción de sentido que siguió a esa publicación, muestra hasta qué punto es fundamental preguntarse, en ese momento de la historia de la semiótica en Argentina (y acaso lo sigue siendo ahora), por la relación entre la lectura ideológica de los textos de la cultura de masas y la problemática presencia de ciertas estructuras de significación complejas, “dobles” (como el humor y la ironía), y por las formas de la interacción entre los mensajes y los géneros culturales provenientes de las metrópolis post-industriales del planeta y los procesos de recepción de esos mensajes y géneros en sociedades dominadas o “dependientes”.

Ver texto completo: lasemioticaencuestion-comoleeralpatodonald

Ponencia presentada al VII Congreso Nacional y II Congreso Internacional de la Asociación Argentina de Semiótica (7 al 10 de novienbre de 2007- Centro Cultural Bernardino Rivadavia. Rosario, Argentina)

10. «De la historieta en la literatura popular: negaciones, determinaciones, segmentaciones, filiaciones» / Lucas Berone

Resumen: A fines de los sesenta, los análisis semiológicos de Oscar Masotta y Oscar Steimberg abrieron en Argentina la serie del discurso teórico-crítico sobre la historieta. En ellos, el cómic aparece como ese medio de comunicación privilegiado que inaugura todo un conjunto de interrogantes acerca de las relaciones entre palabra e imagen, discurso e ideología, lenguaje y público. En los años setenta, confluyen en torno al mismo objeto, otros discursos críticos, desde otras sedes disciplinares y otros supuestos epistemológicos y metodológicos, que imponen sus propias agendas de discusión. 1971-1972 es un momento de fuerte hesitación teórica, una encrucijada donde varias líneas teóricas atraviesan el objeto-historieta en múltiples direcciones y trazan en él diferentes divisiones, segmentaciones, zonas de interés. En este cruce, los artículos de Eduardo Romano y Jorge B. Rivera, y la recuperación historiográfica de la historieta y el humor gráfico en Argentina realizada por Carlos Trillo y Alberto Bróccoli, plantean el abordaje del cómic desde una perspectiva socio-cultural, como una forma de literatura “marginal”, y se conectan con los debates que se abrían por esos años, en los estudios literarios, acerca de la “ampliación del objeto” y sobre el valor de las formas de la cultura nacional popular.

Ponencia presentada en Córdoba, en mayo de 2007, en las V Jornadas de Encuentro Interdisciplinario «Las ciencias sociales y humanas en Córdoba» (Universidad Nacional de Córdoba).

Ver texto completo: delahistorietaenlaliteraturapopular

4. Oscar Masotta y la “literatura dibujada”. Reflexiones sobre la disolución de un objeto / Lucas Rafael Berone

Ver texto completo

Introducción

La presente ponencia es el extracto de una investigación mayor, actualmente en curso, sobre la formación de una serie discursiva, disciplinar, que toma como objeto de estudio a la historieta. Los resultados que aquí se exponen deben verse entonces como siempre provisorios, sujetos a revisión, y el valor de ciertas afirmaciones, que tal vez parezcan discutibles, acaso debería contemplarse sobre el fondo de un espacio más amplio o general, como puede serlo el mapa de cuestiones y tensiones que atravesaron el campo intelectual o cultural de nuestro país durante la década del sesenta. Como sea, la serie discursiva que me propongo reconstruir reconoce convencionalmente un punto de partida: el nombre de un fundador y los gestos institucionales de una fundación. Hacia fines de 1968, después de haber organizado en los salones del Instituto Di Tella de Buenos Aires la Primera Bienal Internacional de la Historieta, el crítico e investigador Oscar Masotta publica los tres primeros y únicos números de la revista LD (Literatura Dibujada). Serie de Documentación de la Historieta Mundial . Poco después, en 1970, la editorial Paidós publica, de Masotta, La historieta en el mundo moderno, estudio o “noticia cronológica” sobre el origen y el desarrollo histórico del género, principalmente en los Estados Unidos.

Estos gestos se inscriben en ese momento en una cierta encrucijada de las ciencias sociales y humanas en nuestro país, como instancias particulares de un discurso de fundación que comenzaba a abrir el espacio de un conjunto de campos disciplinares conexos: la semiología, las ciencias de la comunicación, los estudios sobre cultura popular y cultura de masas. Sin embargo, esta operación de fundación discursiva, lejos de ser homogénea, es abiertamente contradictoria, y la expresión acuñada por Masotta para designar a la historieta (“literatura dibujada”) no refiere a una interacción pacífica entre arte verbal y arte visual; antes bien, nombra el espacio de una tensión problemática, no resuelta, entre códigos enfrentados, e instala en el futuro los lugares teóricos e ideológicos donde la historieta llegaría a instituirse como un objeto probable. Habría, entre imagen y palabra, en el centro de la historieta, una relación de mutuo desconocimiento: mientras que la literatura ancla ideológicamente a la imagen (la “compromete” moralmente), esta última no deja de mostrar insistentemente la distancia que va de los códigos a lo real, no deja de cuestionar ese “compromiso” entre la palabra y lo que se quiere decir. En esta situación, el objeto (de representación) no deja nunca de disolverse, de desvanecerse, mientras que la historieta (como objeto) reaparece aquí y allá, evanescente, en uno y otro dominio, abriendo uno y otro espacio, sin anclarse definitivamente a ninguno.

Hacia aquí y ahora, la cuestión podría plantearse de la siguiente manera. Podríamos preguntarnos, nosotros: ¿qué disciplina se hace cargo hoy de la historieta, si tal cosa es necesaria? ¿Por qué y para qué es necesario asumirla como objeto de estudio? ¿Qué cosas, todavía, es capaz de hacer aparecer ante nuestros ojos la historieta, qué ideas puede suscitar aún su palabra muda, sin voz?